Creación y Evolución

Por: Elisa Guevara Maldonado

Photo by Sheena Wood on Pexels.com

El Libro Posmodernidad y Fe de Theo Donner (2012) describe muy bien, desde una perspectiva cristiana, la cultura en la que nos encontramos inmersos actualmente desde muchas esferas de la sociedad. Esta cultura denominada posmodernidad se caracteriza, en general, por no tener valores absolutos –se puede mentir si se considera justo o necesario– donde solamente se vive para consumir y para buscar placer propio; dejando al ser humano perdido y confundido frente a las preguntas fundamentales de la vida. Preguntas como: ¿quién soy?, ¿por qué existo?, ¿cuál es origen de la vida?; son preguntas que tarde o temprano nos haremos y querremos buscar con ansías una respuesta; pero sólo será por medio de Jesús que podremos hallar la verdad sobre estas preguntas; es sólo por medio de Aquel que nos creo que tendremos las gafas adecuadas para ver la vida con esperanza y propósito.

Esta época posmoderna considera un acto de intolerancia a cualquier ideología o religión que pretenda
proclamar la verdad absoluta. Este rechazo de la palabra de Dios como verdad absoluta es sin duda un fuerte
ataque de la posmodernidad contra los fundamentos del cristianismo.“Si fueren destruidos los fundamentos, ¿Qué ha de hacer el justo?” Salmo 11:3 (RVR,1960) ver Fig. 1.a. Creo que Dios mismo levantará muros, nos protegerá y nos dará argumentos, no sólo para defender nuestros fundamentos, sino también para atacar los fundamentos
de la posmodernidad. “Porque siervos somos; más en nuestra servidumbre no nos ha desamparado nuestro Dios, sino que inclinó sobre nosotros su misericordia delante de los reyes de Persia, para que se nos diese vida para levantar la casa de nuestro Dios
y restaurar sus ruinas, y darnos protección en Judá y en Jerusalén” Esdras 9:9; “Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás, y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar.” Isaías 58 :12 (RVR,1960) Ver Fig. 1.b.
Restaurar los cimientos requiere renovar nuestra mente a diario con la palabra de Dios, y entender los tiempos
en que vivimos. Nuestra sincera devoción a Dios permitirá que su luz brille con más intensidad dentro de
nosotros; permitirá que cada acto en nuestra vida sea un ataque contra el pensamiento posmoderno que se
erigen dentro de las mentes de las personas que no conocen a Dios.

Aquí en particular se discutirá brevemente acerca de uno de los fundamentos sobre los cuales se erige la posmodernidad: la Teoría de la Evolución. Esta teoría propuesta por Darwin en 1859 es la salida a las preguntas
sobre el origen de la vida, para aquellos que rechazan a Dios y/o se consideran ateos o agnósticos. Esta teoría carece de argumentos científicos y lógicos que se deben exponer y dar a conocer; no sólo a no creyentes sino
también a creyentes que muchas veces carecen de argumentos de peso para estar en contra de esta teoría. Considero que hay dos argumentos claves para defender la teoría de la creación (“En el principio creó Dios los
cielos y la tierra.” Génesis 1:1). El primer argumento es de orden científico, y el segundo es de orden lógico. Este primer argumento consiste en que la teoría de la evolución argumenta que el origen de la vida es producto de la selección natural y de las mutaciones. Sin embargo, ni la selección natural ni las mutaciones producen
nueva información, lo cuál es absolutamente necesario para dar origen a la vida.
“La vida es creada con información. Gran parte de esa información se encuentra dentro de la molécula hereditaria, el DNA, la cual forma los genes de un organismo. Por tanto, para argumentar que la selección natural y las mutaciones son los mecanismos básicos del proceso de evolución, uno debe demostrar que estos procesos producen la información responsable para el diseño evidente de los seres viviente…la selección natural es un proceso lógico que uno puede
observar. No obstante, la selección natural solo ópera con la información que ya existe en los genes, no produce información nueva… sin una manera de incrementar la información, la selección natural no resultará como un mecanismo para la evolución.” (Ham, 2013, p. 9-10). Debemos ser consientes del peso de este argumento, ya que tienen un carácter científico; y por tanto, es comprobable y reproducible para la comunidad científica.


El segundo argumento contra la teoría de la evolución es de orden lógico, también conocido como absurdidad auto-referencial. Este consiste en suponer que la mente humana también ha sido producto de la evolución y de la selección natural. Si esto es así, entonces la idea misma de la Teoría Evolucionista es escogida por su valor de supervivencia y no por su valor de verdad. “Otro ejemplo de absurdidad auto-referencial es la teoría llamada epistemología evolucionista, un enfoque naturalista que aplica la evolución al proceso del conocimiento. La teoría propone que la mente humana es producto de la selección natural. De ahí se desprende que las ideas en la mente son escogidos por su valor de supervivencia, no por su verdad.
Pero ¿qué ocurre si se aplica esta teoría a sí misma? Entonces también ella se escoge por supervivencia, no por la verdad –lo que desacredita su pretensión de verdad… «Si las mentes dependen enteramente de los cerebros, y los cerebros de la bioquímica, y la bioquímica (a la larga) del flujo sin sentido de los átomos, no entiendo porque el pensamiento de esas mentes ha de tener más sentido que el sonido del viento en los árboles»” (Pearcey, 2017, p. 156-155).
Si bien, estos dos argumentos expuestos anteriormente son concluyentes, no debemos olvidar que la fe es un don de Dios (Efesios 2:8-9). Por otro lado, siempre que querremos discutir sobre estos temas con personas no creyentes debemos hacerlo con amabilidad y respeto, como está en 1 Pedro 3:15-16 TLA “y estén siempre dispuestos a explicarle a la gente por qué ustedes confían en Cristo y en sus promesas. Pero háganlo con amabilidad y
respeto.” Para concluir, el sólo hecho de proclamar que «no existe una verdad absoluta», esta frase que en sí misma es una verdad absoluta, lo cuál hace que caiga nuevamente en un absurdo. Una tarea del creyente, como mencioné anteriormente es entender el tiempo en el que vivimos. La posmodernidad tiene muchos más vacíos que debemos aprovechar para atacar y poner en alto, con argumentos, la cosmovisión cristiana como la mejor y la única cosmovisión correcta con la que podemos ver el mundo. “La cosmovisión cristiana prepara al ser humano
para encontrar un diseño y un propósito detrás de las cosas” (Donner, 2012, p. 163).
Referencias
§ Donner. T. (2012). Posmodernidad y Fe. Una cosmovisión cristiana para un mundo fragmentado. España: Editorial Clie.
§ Ham. K. (2013). El libro de las Respuestas sobre la Creación y Evolución. Miami: Editorial Patmos.
§ Pearcey. N. (2017). El hallazgo de la Verdad. 5 principios para desenmascarar el ateísmo, el laicismo y otros sustitutos de Dios. Texas: Editorial Jucum.

Publicado por academiacharlesspurgeon

Academia Teológica Charles Spurgeon. Iniciativa de la Iglesia Cristiana Reformada El Redentor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: